El gobernador de Texas, Greg Abbott, revocó este martes la orden sobre el uso obligatorio de las mascarillas en público y levantó todas las restricciones de funcionamiento sobre restaurantes y bares que habían sido impuestas para frenar la propagación del covid-19. Convierte a Texas en el primer gran estado en revocar la medida a pesar de que las autoridades han recomendado mantener las precauciones.

  Dante Gebel lleva ayuda humanitaria a Venezuela tras coordinación con Juan Guaidó

«Es tiempo de reabrir Texas al 100%», dijo sin mascarilla en un restaurante de comida mexicana lleno de gente que le aplaudía. Lo hizo desde Lubbock, uno de los condados que vivió un repunte en noviembre a un ritmo que superó la capacidad hospitalaria y de personal disponible. Ha sumado 48,160 enfermos a las cifras del estado y 765 muertes. «Todos los negocios que quieran estar abiertos tienen que estar abiertos», insistió Abbott.

  “Impactante” En Corea del Norte donde da sentencia de muerte a quien tenga una biblia.

«También acabé con el mandato sobre el uso de mascarilla en todo el estado», escribió poco después en su cuenta de Twitter al reiterar que «todo» —en mayúsculas sostenidas— había sido reabierto.

  Líderes Cristianos se reúnen con Donald Trump y claman a Dios por el Presidente
WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE