¿Qué es el satanismo?


Índice

    ¿Qué es el satanismo?

    Responder

    El satanismo no se define fácilmente. Hay varias "divisiones" del satanismo.
    En contraste con los cristianos, los mismos satanistas no están de acuerdo en su propio
    principios fundamentales. Los cristianos pueden diferir en opinión o convicción
    sobre la interpretación de ciertos pasajes bíblicos, pero creen lo mismo
    principio fundamental de que Jesús es el hijo de Dios que pagó el precio de nuestro
    pecados muriendo en la cruz y levantándose de entre los muertos. Los satanistas discuten entre
    ellos mismos si Satan incluso existe y si lo están adorando o
    ellos mismos. En esencia, son un grupo confundido atado por mentiras. Juan 8:44
    Quizás se aplique a los satanistas: “Perteneces a tu Padre el Diablo, y tú
    quiero llevar a cabo el deseo de tu padre. Era un asesino del
    Comenzando, sin aferrarse a la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando el
    mentiras, habla su idioma nativo, porque es un mentiroso y el padre de
    mentiras."

    Es por estas mentiras que hay una gran cantidad de ideologías dentro
    Satanismo. Algunas de las prácticas del satanismo son constantes, y la unidad de los satanistas
    se encuentra más en los rituales que en un sistema de creencias subyacente. Los satanistas lo hacen
    ciertas cosas; No tienen que creer ciertas cosas.

    La mayoría de los satanistas, adoradores del diablo, diabolistas, luciferios y miembros de
    La Iglesia de Satanás afirma tener raíces en el satanismo de Laveyan, que lleva el nombre
    Anton Lavey, autor de la Biblia satánica y fundadora de la primera
    Iglesia de Satán. Lavey presumiblemente comenzó la primera iglesia de Satanás en
    1966. Como autoridad autoproclamada en todo lo malo, comenzó a dar
    Conferencias semanales a un costo de $ 2.00 por persona. Y así la iglesia de Satanás
    nació.

    La comunidad básica en todas las ramas del satanismo es una promoción de
    uno mismo. Todas las formas de satanismo afirman que la vida existe para consumir y que
    El egoísmo es una virtud. Algunos satanistas sostienen que la única existencia que
    ¿Alguna vez lo sabrá aquí en la tierra? Así, los adoradores del diablo viven para el
    Momento, y su credo es Gluttony y Debauchery.

    El satanismo promete su lealtad a Satanás, incluso mientras algunos en la iglesia de
    Satanás cree que no existe Dios ni el diablo. La mayoría en la iglesia de Satanás también
    Cree que no hay redentor para ellos o cualquier otra persona. Cada persona es
    totalmente responsable del camino de su propia vida. Aún así, rezan a Satanás
    En los rituales, pidiendo que su mano soberana se manifieste en sus vidas.
    Este tipo de pensamiento revela la influencia de mentiras y engaños en su
    filosofía. Si los satanistas creen en él o no es irrelevante para Satanás.
    El resultado final es el mismo: sus almas están en esclavitud para él y, a menos que
    La gracia de Dios interviene, experimentarán la eternidad en el infierno.

    En resumen, el satanismo puede o no implicar adorar a Satanás, pero es un
    esfuerzo consciente para no adorar al único Dios verdadero. Romanos 1 da un claro
    Mira el corazón y los motivos de un satanista. Tienen "mentes depravadas para
    Haz lo que no se debe hacer. Se han llenado de todo tipo de
    maldad ”(VV 28-29). Personas que han sido engañadas por Satanás en este
    El estilo de vida tiene dificultades para comprender el concepto de gracia de Dios y
    libertad. En cambio, viven para sí mismos, por sí mismos.

    El segundo Pedro 2 contiene una advertencia a cualquiera que lo siga después
    Satanismo o cualquier otra cosa en lugar de Dios: “Estos hombres son manantiales sin
    Agua y nieblas impulsadas por una tormenta. La oscuridad más negra está reservada para ellos.
    Porque la boca vacía, jactancia y, al apelar al lujurioso
    deseos de la naturaleza humana pecaminosa, atraen a las personas que simplemente escapan
    de aquellos que viven por error. Les prometen libertad, mientras ellos
    ellos mismos son esclavos de depravación ”(vv. 17-19).


    Deja una respuesta

    Subir