Teherán advierte de que responderá con contundencia a cualquier amenaza contra su seguridad

La guerra naval en la sombra que libran Irán e Israel en aguas de Oriente Próximo ha entrado en punto de ebullición tras el ataque con drones registrado el pasado jueves frente a las costas de Omán, en el que murieron dos tripulantes de un petrolero operado por Zodiac Maritime, compañía dirigida por el magnate israelí Eyal Ofer. Tras la acusación inicial lanzada por Israel, Estados Unidos y Reino Unido han responsabilizado también a Teherán de la acción armada. El Gobierno de Irán, que niega toda vinculación con los hechos, ha advertido de que responderá a cualquier amenaza contra su seguridad.

  La garganta artificial portatil que ayuda a la gente a hablar

En el ataque sufrido por el Mercer Street, un petrolero de tamaño medio de bandera liberiana y propiedad japonesa gestionado por Zodiac Maritime, perdieron la vida un guarda de seguridad británico y un marinero rumano. Buques de guerra estadounidenses de la V Flota, desplegada en torno al golfo Pérsico, que escoltaron al petrolero constataron que había sufrido daños causados por el impacto de aviones no tripulados cargados con explosivos, presuntamente controlados por la Guardia Revolucionaria iraní.

El Gobierno británico convocó este lunes al embajador iraní en Londres para protestar por el ataque en el que murió uno de sus ciudadanos. El primer ministro, Boris Johnson, calificó el incidente de “inaceptable e indignante agresión a la navegación mercante”, informa Reuters. “Irán tiene que afrontar las consecuencias de sus actos”, advirtió el jefe de Gobierno. El secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, ya había afirmado el domingo que su país “está seguro de que Irán perpetró el ataque” y prepara con sus aliados “una respuesta adecuada”.

  EE.UU: Twitter censura a Enfoque a la Familia por cuestionar a Biden

La escalada verbal prosiguió el lunes en Teherán, donde el encargado de negocios británicos fue convocado ante el Ministerio de Asuntos Exteriores, al igual que el embajador rumano, para dar explicaciones sobre las acusaciones expresadas por su gobierno. “Irán no vacilará en defender su seguridad e intereses nacionales y responderá con rapidez y contundencia frente a cualquier posible aventura (militar)”, replicó el portavoz diplomático Said Jatibzadeh.

  Mitad de pastores preocupados de que ofenderán si hablan sobre temas sociales

Israel mantiene una vinculación secundaria con el petrolero operado por Zodiac Maritime, compañía radicada en Mónaco y con oficinas centrales en Londres, controlada en parte por el grupo empresarial del israelí Eyal Ofer. Pero su Gobierno se ha esforzado en implicar a Teherán en el ataque naval para intentar torpedear la reactivación del acuerdo nuclear iraní con las grandes potencias, suscrito en 2015 y del que se apartó tres años después el entonces presidente estadounidense Donald Trump. El primer ministro israelí, Naftali Bennett, ha acusado a Irán de “intentar eludir su responsabilidad de forma cobarde”. “Tenemos informes de inteligencia que confirman inequívocamente la autoría”, agregó.

WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE