Estados Unidos anuncia el envío de 3.000 soldados a países del Este de Europa


Estados Unidos ha decidido enviar 3.000 soldados a Polonia, Rumanía, y Alemania, en respuesta a los 126.000 militares que Rusia ha situado en la frontera con Ucrania. Aparte, hay 8.500 tropas más que están en estado de alerta en EEUU desde hace más de una semana por si fuera necesario enviarlas a la región. La medida es una nueva escalada en la tensión sobre Ucrania desatada tras el envío de 126.000 soldados rusos a la frontera por Vladimir Putin y la amenaza de Rusia de emprender "acciones técnico-militares" contra ese país si la OTAN no accede a retirarse a las posiciones que ocupaba hace 25 años. Francia también ha puesto a varios centenares de soldados en restado de alerta en caso de que decida enviarlos a Rumanía.

La decisión no solo sube el tono de la disputa entre EEUU y Rusia. También expone la división de la OTAN, donde Alemania ha adoptado un tono de apaciguamiento hacia Rusia. De hecho, el envío de los 3.000 soldados no cuenta con la 'luz verde' de la Alianza Atlántica, sino que ha sido negociado de manera bilateral entre Washington y los países involucrados. El portavoz del Pentágono, el almirante retirado John Kirby, declaró en este sentido que "la OTAN, como organización, no tieen derecho de veto" sobre los movimientos de las Fuerzas Armadas estadounidenses y de sus aliados, y recalcó que "nada impide a Estados Unidos tomar sus propias decisiones". Es una clara advertencia a Alemania y a otros países de la OTAN que no apoyan la posición estadounidense, que deja claro que Washington irá por su cuenta, con el apoyo de los aliados que lo deseen.

Kirby también dio por hecho el despliegue de los franceses en Rumanía, y explicó que el despliegue en Rumanía "se produce por la expresa invitación del Gobierno" de ese país, pero no aclaró la posición de Polonia y Alemania. En todo caso, sí insistió en que este tipo de acciones "implican consultas" con los países anfitriones. Los soldados no van a combatir en Ucrania, pero sí tienen "un amplio rango de misiones". Su despliegue parece confirmar la idea de que algunos países del Este de Europa temen no invasión rusa de Ucrania, sino de su propio territorio, y que EEUU da credibilidad a esos temores.

Washington -y tampoco sus aliados- no ha aclarado por qué ha tomado la decisión en este momento. Rusia mantiene su despliegue desde hace más de un mes, y, aunque ha enviado unidades médicas a la frontera con Ucrania y sigue aumentando sus fuerzas en Bielorrusia -una ex república soviética que en la práctica es un satélite de Moscú-, nadie ha indicado que la invasión vaya a ser inminente. El Departamento de Defensa estadounidense ha dicho que el despliegue es temporal, pero todo dependerá de la evolución de la situación sobre el terreno.

Las unidades que serán desplazadas son de primera línea. De los 3.000 soldados, 2.000 pertenecen a la 82 División Aerotransportada y al 18 Cuerpo Aerotransportado, con base en Fort Bragg (Carolina del Norte), especializados en acciones de asalto aéreo (paracaidistas).

La 82 Aerotransportada tiene un largo historial, que se remonta a Normandía y las Ardenas, en la Segunda Guerra Mundial, y sigue hasta la guerra conta el Estado Islámico en Irak. El 18 Cuerpo Aerotransportado es una unidad que se crea dependiendo de las circunstancias, con tropas y equipo de otros grupos. Su lema es "las fuerzas de contingencia de EEUU", y ha jugado un papel destacado en las guerras de EEUU en Irak.

La mayor parte de los soldados de estas dos unidades serán desplegados en Polonia, con un pequeño contingente en Alemania. Los otros 1.000 militares pertenecen a un Escuadrón Stryker con base en Alemania. Los Escuadrones Stryker toman su nombre de ese vehículo blindado, estrenado en Irak, que da una gran movilidad a las fuerzas de Tierra. El Escuadrón apenas necesitará uno o dos días para recorrer la distancia desde Alemania hasta Rumanía. Una fuerza de Stryker se sitúa a medio camino entre una unidad de infantería y una acorazada.

La decisión de Biden de enviar este contingente ha pillado por sorpresa a los observadores, sobre todo porque el propio Gobierno de Estados Unidos declaró ayer que nada indica que Vladimir Putin haya tomado la decisión de volver a atacar Ucrania. En 2014, cuando ese país salió de la órbita de influencia rusa. Moscú se anexionó la península de Crimea y creó una guerrilla que ocupa el 7% del territorio ucraniano, en la región industrial del Donbás, en la frontera con Rusia. El Gobierno ruso volvió a acusar a Estados Unidos de "provocación" por el envío de los soldados a la región. Hasta la fecha, el movimiento más significativo de tropas en los países de la OTAN había sido el envío de dos cazas F-35 por Holanda y siete Eurofighter por España a Bulgaria, donde realizarán misiones de patrulla aérea, además de una dotación de las Fuerzas Especiales del Ejército de Canadá a Ucrania.

Gran Bretaña también tiene un pequeño contingente de soldados entrenando a las Fuerzas Armadas ucranianas el uso de los 2.000 misiles antitanque que ese país le ha enviado para hacer frente a una posible invasión rusa. Como muestra de la división de la OTAN, los aviones que han llevado esas armas desde el Reino Unido a Ucrania no sobrevolaron Alemania porque Berlín estaba retrasando la 'luz verde' al paso de las aeronaves por su espacio aéreo.


Subir