Por medio de un comunicado, varios relatores de la ONU expresaron su preocupación y advirtieron sobre la situación que se vive en China, donde estarían usando a los cristianos para el tráfico de órganos.

«La extracción forzada de órganos en China parece estar dirigida contra detenidos de minorías religiosas, étnicas o lingüísticas específicas», dijo el conjunto de relatores en un escrito presentado en Ginebra.

«Estamos profundamente preocupados por los informes sobre el trato discriminatorio de los prisioneros o detenidos por su origen étnico y religión o por sus creencias. A muchos de ellos no se les explican las razones del arresto ni cuentan con orden de aprehensión en diferentes lugares», continuó.

«Según las denuncias recibidas, los órganos más comunes que se extraen de los presos son, corazones, riñones, hígados, córneas y, con menos frecuencia, partes del hígado. Esta forma de tráfico con carácter médico presuntamente involucra a profesionales del sector de la salud, incluidos cirujanos, anestesistas y otros especialistas médicos», agregó.

  Sin Pasaporte Digital de Vacunación no se podrá viajar dentro de la Unión Europea

Según el grupo de expertos firmantes en el documento, ya se le está pidiendo a China que pueda responder con exactitud sobre las acusaciones de «extracción de órganos» además de que pueda permitir el acompañamiento de un seguimiento independiente asignado por mecanismos internacionales de derechos humanos.

  Julio Melgar: “Nunca imaginé que no iba a tener voz para adorar y es duro”

Asimismo, el Grupo de Trabajo de la ONU sobre Detención Arbitraria expuso sus preocupaciones en cuanto a la práctica de extraer órganos de prisioneros de una sola creencia: el cristianismo.

«Sigue preocupando la falta de supervisión independiente sobre si los presos o detenidos dan efectivamente el consentimiento para la donación y la asignación de órganos. También se informa que las familias de los detenidos y presos fallecidos no pueden reclamar sus cuerpos», expresó el grupo.

Esta no es la primera vez que se conocen denuncias de la parte de derechos humanos dentro de la ONU, puesto que en 2006 y 2007 ya se hacían notar las denuncias del tráfico de órganos humanos.

  Jerusalén: Hallan moneda usada para pagar impuesto del templo en reino de Herodes

«Desafortunadamente, las respuestas del gobierno carecían de datos como tiempos de espera para la asignación de órganos o información sobre las fuentes de los órganos», dijeron los expertos en esos años.

Según la información proporcionada por los relatores, distintas minorías étnicas, lingüísticas y religiosas han sido sometidas a la fuerza a análisis de sangre y exámenes de sus órganos como ecografías y radiografías mientras que otros privados de libertad no se les somete de tal manera.

Es allí con los resultados de los exámenes que se crea una base de datos de fuentes de órganos vivos que luego son reasignados a posibles receptores; el sistema logra sobrevivir tras la falta de datos y sistemas de intercambio de información para la protección de las víctimas.

WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE