China: 100 años de horror del partido comunista.


Fundado en 1921 el Partido comunista se ha transformado en el centro de la vida del individuo Chino, aunque las individuales no tengan importancia.

El tormento de 2 guerras mundiales y exterminio de los planes expansivos de Japón con el bombardeo las ciudades de Hiroshima y Nagasaki dejo al continente asiático sumido en pobreza ruinas y con la moral muy baja. Un escenario perfecto para que cualquier caudillo con promesas de imperiales tomara el poder del gigante dormido. Así fue en el año 1949 que Mal Zedon, presidente del Partido Comunista Chino se hizo del poder de una de las naciones más pobladas del mundo y daba comienzo a medio siglo de horror pobreza hambre y decadencia, bajo la llamada "revolución cultural china". Cientos y quizás miles de historias, podrían contarse de lo vivido por el pueblo chino, pero habría que destacar el comienzo de una era de la destrucción de los valores morales , eliminación de la religión y la imposición del estado como ente superior por sobre la familia fueron las principales puntos para crear la primera generación comunista en china, millones de chinos fueron enviados a campos de concentración de trabajo forzoso dónde las interminables jornadas en el campo y la falta de alimento era la normalidad. Esto conllevó a sufrimiento, tristeza y destrucción de la esperanza. Tristes historias incluso de canibalismo post Morten. La promesa del comunismo llegaba y no llego.

No fue hasta el año 1971 luego de un viaje secreto del impulsor del globalismo secretario de estado norteamericano Henry Kissinger llegaba a Pekín, dado la separación de la tutela soviética, se gestaban las primeras reuniones de acercamiento entre ambos hasta hace poco enemigos. Dicha gestion gestión política contaba con el auspicio del magnate David Rockefeller quien junto a Kissinger estaban gestando un cambio de timón de la empobrecida China. Las gestiones realizadas llegaron al momento del viaje de Richard Nixon en 1972 la primera vez que un presidente de Estados Unidos llegaba a China, sin duda era un mensaje potente para el mundo. El nuevo proyecto China comenzaba, con el auspicio económico de Rockefeller y Estados Unidos se daban los primeros pasos para convertirse en la fábrica del mundo low cost.

En una entrevista en 1973 David Rockefeller elogia el centralismo comunista logrado en Pekin, mientras en el otro lado del Pacífico los intereses eran otros, ya que en Chile se ejecuta el golpe de estado contra el socialista Salvador Allende que deja al militar Augusto Pinochet cómo gobernante, donde luego se impondría por primera vez en el mundo la "economía de libre mercado" en la teoría.

En China se comienzan a levantar las primeras fábricas industriales y comienza a surgir una nueva clase de comerciantes todo esto bajo el control y corrupción del PC Chino. Comenzaba a despertar el gigante gracias al financiamiento occidental y al comercio fuera de sus fronteras, nada refleja mejor esto el origen de procedencia de los productos fabricados pero no estaba escrito en Mandaron sino en Inglés, comenzaba la era "Made in China", frase que llegó a los lugares más recónditos del planeta hasta los días de hoy.

Jornadas de domingo a domingo en fábricas en las ciudades parecía mejor que pasar todo el día expuestos al sol o al frío en los campos de arroz.

El comunismo puro no funcionó, China ejecutaba un comunismo híbrido dónde se podia producir y comercializar si se contaba con el respaldo de los agentes del partido, dónde el control era primordial y la corrupción se impregnada detrás de una estricta burocracia.

La caída del muro en Alemania y la disolución de la unión Soviética, dejaron ver qué El comunismo como utopía de sociedad no funciona. El estádo como proveedor de todo lo que necesita el hombre no funcionó ni funcionará.

Libertades restringidas y la política del hijo único llevaron al ciudadano chino a enfocarse principalmente en producir para ser un buen ciudadano para tener el reconocimiento del PC y con esto a tener el reconocimiento de sus pares.

Con un estado enfocado en el control y no en ser proveedor, el PC a logrado un crecimiento económico rápido expandiendo sus Chinatowns (barrios chinos) por todo el mundo a través de subvenciones en la producción utilizando bancos como intermediarios para así poder expandir el alcance de sus dominios.

Proyectos como lanueva ruta de La seda, el financiamiento y construcción de infraestructura clave en países Africanos y Latinoamericanos, la masiva compra de empresas con desarrollo de patentes para apropiarselas, y el despegue del desarrollo tecnológico da que pensar en la real intención de la ambición del proyecto Made in China.

Hay que ser claros, sin el financiamiento de los dólares americanos y el patrocinio político de Washington la China comunista no habría podido salir de su estado de extrema pobreza. Hoy día las élites las élites quieren imponer esta dictadura a nivel global a través de un nuevo orden mundial dónde exista crecimiento económico pero todo bajo el permiso de la autoridad pertinente, vigilancia extrema , limitación de derechos y control de todo ámbito de la vida a través de la digitalización parecen algo difícil de creer pero esto ya está en marcha en la China y esperemos no se imponga en el mundo luego de este largo confinamiento el cual no haya sido la excusa, pero al parecer todo apunta hacia allá.


Subir