Melbourne lleva siete semanas de confinamiento estricto, mientras la ciudad lucha por frenar un brote de la variante Delta del SARS-CoV-2 que se propaga rápidamente.

Una manifestación contra la vacunación obligatoria para trabajadores de la construcción, que se tornó violenta, fue reprimida con gas pimienta, porras y granadas de goma.

  Físico ateo reconoce que “la ciencia no mata a Dios”

En respuesta, las autoridades impusieron medidas cada vez más duras, anulando los espacios de restauración en las construcciones, anunciando la vacunación obligatoria de los trabajadores y, más recientemente, cerrando casi todas las obras durante dos semanas.

  Ex traficante de drogas se convierte en pastor y dirige la iglesia en la región donde vendía drogas

Durante horas, los manifestantes que se oponían a las medidas se enfrentaron a la policía, ignorando los llamamientos por megáfonos para que se marcharan y la advertencia final de que «no se harían más advertencias».

  Alex Campos estrena “Vuelve Vida” que refleja la crisis inmigratoria

La policía antidisturbios de Melbourne, Australia, utilizó el martes gas pimienta, porras de espuma y granadas de goma para dispersar una violenta protesta contra la vacunación obligatoria contra el Covid-19 para los trabajadores de la construcción.

WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE