Putin dice que escalada de violencia entre Israel y Palestina representa una amenaza para la seguridad de Rusia


El presidente ruso, Vladimir Putin, advirtió este viernes 14 de mayo que la escalada actual entre Israel y Palestina representa una amenaza directa para la seguridad de Rusia.

En una reunión con el Consejo de Seguridad de Rusia, Putin sugirió discutir la situación en Jerusalén y la Franja de Gaza antes de la agenda acordada.

"Me gustaría pedirles a mis colegas que comenten sobre la situación actual en Oriente Medio, me refiero a la escalada del conflicto palestino-israelí; esto está sucediendo en las inmediaciones de nuestras fronteras y afecta directamente nuestros intereses de seguridad", enfatizó el mandatario ruso.

Video en Ruso. Activar Subtítulos con traducción automática.

El jueves, Putin y el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, instaron a la desescalada en Jerusalén y la Franja de Gaza.

Los dos líderes enfatizaron la necesidad de una solución de dos Estados para la cuestión palestina, "basada en las resoluciones pertinentes del Consejo de Seguridad de la ONU y las normas legales internacionales generalmente reconocidas".

En una declaración separada, el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, informó que Rusia hace esfuerzos para reducir la escalada en la región y alienta a las partes a aliviar las tensiones a través de medios políticos y diplomáticos.

Los ataques israelíes en curso han matado a 120 palestinos hasta el momento, incluidos 31 niños y al menos 19 mujeres, según funcionarios de salud palestinos. Más de 830 personas han resultado heridas, además de registrarse graves daños a edificios residenciales en todo el enclave.

La violencia estalló en los territorios palestinos el domingo 9 de mayo, después de que la Policía israelí irrumpiera en la mezquita de Al-Aqsa, en Jerusalén Este, y atacara a los fieles palestinos dentro del lugar sagrado. Más de 300 palestinos resultaron heridos en los ataques dentro del complejo religioso.

Las tensiones también han aumentado en el vecindario de Sheikh Jarrah, en Jerusalén Este, desde la semana pasada, cuando los colonos israelíes irrumpieron después de que un tribunal israelí ordenara el desalojo de familias palestinas.

La tensión se extendió desde Jerusalén Este hasta la Franja de Gaza después de que grupos palestinos prometieran tomar represalias por las redadas en Al-Aqsa y la posible expulsión de residentes en Sheikh Jarrah.


Subir