La administración del presidente estadounidense Joe Biden permitirá que las embajadas de Estados Unidos en todo el mundo ondeen la bandera del orgullo gay en el mismo mástil que la bandera estadounidense, revirtiendo una política de la era del republicano Donald Trump.

En 2019, el entonces secretario de Estado, Mike Pompeo, bloqueó las solicitudes de la embajada para volar el símbolo de apoyo a las personas LBGTQ en el mismo mástil en que se encontrara la bandera estadounidense.

Ahora el secretario de Estado de Biden, Anthony Blinken, ha dado su aprobación para enarbolar la bandera en los puestos diplomáticos de todo el mundo, según un cable confidencial revisado por la revista Foreign Policy.

La medida se produce antes del 17 de mayo, el día Internacional contra la homofobia, la transfobia y la bifobia, y antes de junio, que muchas naciones reconocen como el mes del orgullo gay.

  Bill Gates: El problema del cambio climático son las vacas y los países ricos deberían comer carne sintética

El cable de Blinken dice que los jefes de misión que dirigen las embajadas y los consulados pueden elegir si enarbolar la bandera del orgullo gay o mostrar otros símbolos de apoyo a los derechos LGBTQ según lo que sea “apropiado”.

Las embajadas deben obtener permiso del Departamento de Estado cuando enarbolen cualquier cosa que no sea la bandera estadounidense en sus mástiles principales. El cable de Blinken les da carta blanca para enarbolar la bandera LGBTQ.

En febrero, Biden emitió un memorando presidencial destinado a ampliar la protección de los derechos de las personas lesbianas, gays, bisexuales, transgénero, queer e intersex (LGBTQI) en todo el mundo.

El memo ordenó a las agencias estadounidenses que trabajan en el extranjero a trabajar más duro para combatir la criminalización de las personas LGBTQ por parte de gobiernos internacionales y ordenó al Departamento de Estado que incluyera la violencia, la discriminación y las leyes anti-LGBTQ en su informe anual de derechos humanos.

  Manny Pacquiao defiende a Jesús Públicamente: “Existe un Dios verdaderamente”

Blinken, sin embargo, aún no ha nombrado a un enviado especial del Departamento de Estado para los derechos LGBTQ, un puesto que quedó vacante durante gran parte de la administración Trump.

Al menos 69 países de todo el mundo tienen leyes que penalizan las relaciones entre personas del mismo sexo, según Human Rights Watch.

El cable de Blinken también señaló que en algunos países, una embajada de los Estados Unidos enarbolando la bandera del orgullo, o discutiendo la legalización o despenalización de las relaciones entre personas del mismo sexo, podría hacer más daño que bien y causar una reacción violenta, señaló la revista Foreign Policy.

  “No luches con cerdos” (Pensamientos sobre cómo manejar las críticas)

Enarbolar la bandera del orgullo, con sus distintivas franjas de arcoíris, se convirtió en un problema durante la era Trump, cuando se les dijo a los puestos diplomáticos que no podían hacerlo, pero se les permitió exhibir los símbolos del orgullo en otras partes de las embajadas.

Varias embajadas simplemente colgaron la bandera en la fachada del edificio para mostrar su apoyo a los derechos LGBTQ.

Luego, el vicepresidente Mike Pence defendió la medida en una entrevista de junio de 2019 con NBC News, diciendo que “cuando se trata del asta de la bandera estadounidense, las embajadas estadounidenses y las capitales de todo el mundo, ondea una bandera estadounidense”.

Bajo la administración de Obama, las embajadas de Estados Unidos recibieron permiso para enarbolar la bandera.

WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE